Monopoly City Streets: un juego absolutamente poco interactivo


Lo imaginé unas mil veces más sencillo de jugar. Partiendo de la simple promesa de poseer cualquier calle del mundo, imaginé que con Monopoly City Streets podría comprar siquiera mi humilde Martínez de Compagnón, en Trujillo, Perú. Todo lo contrario, y peor aún.

Contrario al común sistema de "regístrate para jugar", el mítico juego de Hasbro te ofrece una búsqueda en su sistema soporte -Google Maps- para que encuentres la calle que te apetezca, y recién al comprarla es que te podrías convertirte en usuario. Pero tampoco es tan simple.

Después de descubrir el modo de registro (y digo descubrir porque es tan inverosímil que tienes que leer la "ayuda" del juego para averiguarlo), al intentar comprarle a su actual propietario la calle Aurelio Miró Quesada en Lima, me seguí chancando la cabeza en por qué sólo puedo intentar comprar calles que ya han sido adquiridas. ¿Por qué no puedo comprar calles libres? ¿Por qué la carretera Panamericana está comprada al llegar a Trujillo, pero no puedo comprar ninguna calle dentro de la ciudad?

Y a todo esto, una carencia primordial en los días del reinado de las redes sociales: ¿Por qué no se puede sincronizar el avance del juego con un miserable estado de Facebook?

Hasta el momento ningún blog -y menos la ayuda o las preguntas frecuentes- me puede responder eso, y no somos pocos los usuarios, y gente que no se puede siquiera registrar, en quejarse. Mis saludos a los que disfrutan el juego, y si alguno puede darme soluciones reales a las interrogantes planteadas, bienvenidos sean.

Comentarios