De cómo Apple perdió un prototipo de su (probablemente) próximo iPhone

Todo comienza con Gray Powell bebiendo unas buenas cervezas alemanas en el bar Gourmet Haus Staudt. Era la noche del 18 de marzo, su cumpleaños. Tenía una buena vida, un trabajo soñado como ingeniero de software en Apple... y tenía además un prototipo del nuevo iPhone, hábilmente camuflado como un vil iPhone 3GS. A la mañana siguente... ya no tenía el prototipo, lo había dejado sobre la mesa, a merced de desconocidos e igualmente ebrios muchachos.

Ebrios pero bienintencionados, ojo. Pensó en devolverlo al día siguiente, de no ser porque el aparato fue bloqueado remotamente para el amanecer, perdiendo así cualquier dato de contacto con nuestro resaqueado amigo Powell. El muchacho incluso llamó a varios números de Apple... pero nadie le prestó atención. Y así es -con una brecha intermedia que nadie nos quiso contar- como el aparato llega a manos de Gizmodo, una de las webs más populares del mundo en lo que a tecnología se refiere.


Aparentemente el tipo aún tiene el trabajo, cosa extraña si consideramos que Apple tiene una política de extremo celo con información interna. Ni qué decir sobre un prototipo. En fin, esto es lo que se ha ido conociendo al paso de los días. En un comienzo era por demás complicado creer que un nuevo modelo de iPhone -en prueba- fue sencillamente abandonado en un bar y que fantásticamente había llegado a una portada digital. Demasiado bueno para ser verdad.

Creo, hasta aquí, que era lícito desconfiar. Pero cualquier duda quedó de lado cuando Gizmodo publicó la carta que Bruce Sewell -Vice Presidente Senior de la compañía de la manzana mordida- les había dirigido, pidiendo la devolución del aparato por considerar que "pertenece a Apple". Fin de la desconfianza, entonces este aparato es verdadero, no un tonto dummy inventado por un geek sin nada mejor que hacer que estafar a Gizmodo y a muchos de sus lectores.

Entonces, ya que es verdadero, profundicemos en qué novedades trae, al menos en la parte física. El software es inaccesible porque, como se dijo líneas arriba, fue bloqueado remotamente.

A saber, este nuevo aparato trae lo siguiente:

-Camara de video para chat en la parte delantera.
-El lente de atrás se ve notablemente más grande que el del iPhone 3GS.
-Flash para la cámara.
-Usa Micro-SIM (como el iPad) en vez del SIM estándar.
-Pantalla mejorada.
-Aparentemente un micrófono secundario para disminución de ruido.
-Botones separados para el volumen (en vez del unificado que tienen tanto el iPhone 3GS como el iPad).
-Botones metálicos de encendido, mute y volumen.
-La parte trasera es completamente plana, hecha de vidrio, cerámica o plástico para hacer que la señal celular pase.
-Borde de aluminio.
-Pantalla ligeramente más pequeña que la del 3GS, pero es de esperar que sea de mayor resolución.
-Todo es más cuadrado.
-Es tres gramos más pesado.
-La batería es 16% más grande.
-Los componentes internos están encogidos y reducidos para hacer espacio para la batería grande.

Por esto, hay que seguir la seria recomendación de Dan Frommer, de The Business Insider, y no comprar un iPhone hasta junio, mes en que se espera el lanzamiento del nuevo iPhone de Apple.

Comentarios