Libros digitales vs. libros físicos: algunas reflexiones

Hasta tener un e-reader con complejo de tablet (una Kindle Fire) no había tenido tan claro el más que probable fin de los libros físicos. De hecho, ahora lo veo casi como una consecuencia natural.

Me explico, antes de que los defensores de la textura del papel -muchos de los cuales son amigos míos- se lancen encima de este post.

No soy un ecologista, y este post no solicitará que compren libros digitales para evitar la deforestación. Pero si tú eres un ecologista (y cada vez son más quienes pertenecen a esa especie extraña), no podrás negar que ese es un punto a favor de los e-books.

Sin embargo, uno de los puntos primordiales aquí será el precio. Los libros digitales son, desde lejos, más baratos que los libros físicos. Y no es una exageración.

Esta tarde compré la versión digital de un libro, que en formato físico superaría fácilmente los 80 nuevos soles (30 dólares americanos), a sólo 42 nuevos soles (16 dólares americanos). Estamos hablando de un ahorro de cerca del 50 por ciento.

Eso es mucho más atractivo para un habitual pirata de los libros, como yo.

Claro, a esto habría que sumarse el costo del lector de e-books, que en el caso del Kindle Fire bordea los 200 dólares. Sin embargo, los precios continuarán cayendo y además se compensa con el hecho de que una tablet es casi una pequeña laptop.

Sin embargo, la portabilidad (que mucha relación guarda con el precio) es otro factor clave aquí. Amazon brinda la aplicación Kindle a todas las plataformas. Eso quiere decir que se puede acceder a los mismos libros que has subido/comprado para tu lector digital a través de tu ordenador (ya sea PC o Mac) o tu smartphone/tablet (iOS o Android). Esto es, irrefutablemente, genial.

Esa misma plataforma sirve para las revistas y periódicos, cuyo tiraje también está venido a menos.

Comentarios