Tablets: No pagues por Gigabytes que no usarás

Comprar una tablet en función de su capacidad de almacenamiento podría ser un desperdicio de dinero, para alegría del fabricante. Al comprar un iPad de 64GB con 4G por ejemplo, con respecto a uno de 16GB (con capacidad suficiente para muchos), que cuesta US$ 829 dólares, le estás dando una rentabilidad a Apple de cerca del 51%, pues fabricar el aparato no cuesta más de US$ 408.

Casos parecidos se pueden observar en dispositivos Android, como expone iSuppli en esta tabla, en la que entre un Nexus 7 de 8GB y uno de 16GB, Google prácticamente duplica su margen de ganancias.


Con dispositivos que mayormente usamos en lugares donde podemos acceder ampliamente a Internet, en la que Dropbox, Box, o Google Drive nos pueden proveer de almacenamiento, y nuestro principal consumo va hacia Facebook, Netflix o YouTube, habría que reconsiderar cuánto gastamos en las tablets... y si realmente vamos a usar todos esos GB adicionales.

Comentarios