Robert Scoble: No viviré un solo día de mi vida sin Google Glass

Foto: Project Glass
El bloguero de tecnología Robert Scoble, que es uno de los pocos afortunados sobre la faz de la Tierra que tiene unas Google Glass, escribió un review en su cuenta de Google+ ayer asegurando que, tras dos semanas con el gadget en sus manos (o en su cabeza, para mayor precisión), "nunca viviré otro día de mi vida sin él (o un competidor). Es así de importante".

Scoble aseguró que se ha quitado poquísimas veces las gafas de Google, la mayoría de estas veces para dormir.

Bueno, comprensible reacción si recordamos el video promocional de Glass...


Pero cuando Google lanzó ese video aún era un aparato en prueba interna, que estaba restringido para un pequeño grupo de desarrolladores del gigante tecnológico. Una cosa diferente es un bloguero "independiente".

Bien, Scoble asegura en su post que el éxito de este gadget "depende totalmente en su precio". Completamente de acuerdo... difícilmente alguien accedería, a pesar de la fantasía, a pagar US$ 1,500 por los Google Glass.

"Cada audiencia a la que le he preguntado al final de mis presentaciones '¿quién compraría esto?", cuando el precio bajó a $ 200 literalmente todas las manos se alzaron. A $ 500 algunas manos se alzaron. Esto era consistente, ya sea hablando con estudiantes, o de forma más convencional, audiencias más viejas", escribió el bloguero.

Otro descubrimiento de Scoble es una "brecha generacional", pues "la gente más vieja dijo que lo usaría, probablemente, pero eran mucho más escépticos o, al menos, menos apasionados sobre el hecho de que estas (Google Glass) son el futuro, que entre las personas entre 13 y 21 años que conocí".

Los Google Glass, escribió Scoble, son "mucho más sociales que mirar a tu celular. ¿Por qué? No necesito mover la vista de ti para usar Google, o obtener direcciones, o hacer otras cosas".

Además, este es "el primer producto que literalmente todos podrían usar con la voz", a pesar de que solamente funciona con determinadas palabras. "OK Glass, take a picture" funcionará, señaló, mientras que "OK Glass, take a photo", no.

"Esto hace que la precisión sea sumamente alta, incluso si tienes un acento", señaló.

Otro de los factores claves para Scoble es la cámara de Google Glass. "Cambia totalmente la fotografía y el video", aseguró.

"¿Por qué? Puedo capturar momentos", explicó, indicando que tomó el tiempo que le toma sacar el celular del bolsillo, abrirlo, encontrar la aplicación de la cámara, esperar a que abra, y tomar la foto: "Seis a 12 segundos. ¿Con Google Glass? Menos de un segundo. Todas las veces".

Foto: Project Glass

Para Scoble, Google Glass es "el nuevo producto más interesante desde el iPhone, y no digo eso tan a la ligera".

"Sí, podríamos decir que la cámara no es buena con baja luz. Podríamos decir que no tiene utilidad suficiente. Se ve tonto. Asusta a algunas personas (es nuevo, eso cambiará una vez que esté en el mercado)", dijo, "pero no me importa. Esto ha cambiado mi vida. Nunca viviré un día sin él puesto".

Al final de su post, el bloguero de tecnología pidió a Larry Page que logre que el producto esté disponible a US$ 200 "y tendrás un gran éxito en sus manos".


Comentarios