[Review] Samsung Gear S2: Lo bueno, lo malo y lo feo



Presentado en 2015, no es el primer smartwatch con el que ha probado suerte Samsung, pero creo que es el primero en tener algo de éxito.

El Gear S2 se lanzó en dos versiones: la Sport, algo más deportiva, con correas de plástico, y la Classic, más elegante y con correas de cuero.


En el caso del Classic, tiene conectividad bluetooth 4.1, NFC y WiFi, su sistema operativo es Tizen.

Tiene una pantalla super AMOLED de 1.2 pulgadas, 30.22 milímetros, con una resolución de 360x360.

Su procesador es dual core y tiene una duración estimada, con bajo uso, de 4 días. En lo que lo he probado, con un uso regular, tenía que cargarlo a más tardar pasados dos días.

Tienes la posibilidad de cambiar de carátula de reloj, y hay muchas gratis y hay de pago. A mí me han encantado las militares, mientras que a mi esposa le gusta mucho una de Snoopy.

El Gear S2 Classic va, en la tienda oficial de Samsung en Estados Unidos desde los 300 hasta los 350 dólares.

Lo bueno

Lo que más me ha encantado de este smartwatch es que combina un dispositivo bastante práctico con una estética muy cuidada. A diferencia del Apple Watch, por ejemplo, este sí parece un reloj, no un aparato traído de fuera del planeta tierra y que aterrizó en tu muñeca.

Y, en el caso del Classic, un reloj muy elegante tanto para hombres como para mujeres.
Por lo demás, cumple muy bien con sus funciones. La rueda dentada –el bisel, que también está disponible en la versión Sport- te permite cambiar con mucha facilidad entre las pantallas, que te muestran tu número de pasos y otras aplicaciones instaladas.

Hay también aplicaciones. El mapa y la de Spotify funcionan particularmente bien.
Puedes activarlo y darle órdenes con la voz, aunque esta es una de esas funciones a las que, me parece, no le terminas dando mayor uso.

Las notificaciones del Smartphone se ven bastante bien en el reloj.
Me parece que su aspecto de reloj reduce el riesgo de robos. Aunque siempre hay que cuidarse.
Te puedes despertar silenciosamente, con su sistema de vibración.

Lo malo

Solo funciona con dispositivos Android que, si bien son muchos, excluye al iPhone. Y tiene una natural simbiosis con los smartphones Samsung –yo tengo un Galaxy s7 y mi esposa un s7 edge- y tengo toda la sospecha que no se emparejaría tan bien con uno que no fuera de Samsung. Es como si Samsung quisiera ser un Apple pero con Android, ¿no?

La correa de cuero es muy bonita, pero con el uso –peor si se te ocurre hacer algo de deporte- se te va a dañar. Esto podría no ser tan malo si toman en cuenta que hay muchas correas de remplazo disponibles vía Aliexpress, y sitios similares.

Lo feo

La verdad no encuentro nada particularmente feo en este smartwatch, de hecho creo que es el mejor logrado estéticamente de los que se encuentran en el mercado. Quizás comparable con el Moto360.

Comentarios